El municipio de Caldera realizó una ceremonia para conmemorar los 500 años de La Reforma Protestante, donde se dieron cita la alcaldesa de Caldera, Brunilda González, las Concejalas Luisa Collarte y Soledad González, también estuvieron los Pastores evangélicos representantes de las Iglesias evangélicas del puerto con el presidente del Consejo de Pastores de la comuna y de esta forma conmemorar el hito fundacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes que ya cumple 5 siglos.

Brunilda González, alcaldesa de Caldera, señaló “Lo que hemos desarrollado en este día, es reconocer la importancia de la iglesia evangélica en el proceso fundacional de nuestra comuna, no solamente un hombre protestante como lo fue Williams Wheelwright y la fundación de lo que después se convirtió en un monumento nacional como es el Primer Cementerio Laico, sino hemos querido congregarnos junto a las iglesias de nuestro puerto para hacer un homenaje a estos 500 años de la Reforma Protestante y de Martín Lutero cuando clavó en las puertas de su catedral las 95 tesis en Wittenberg, Alemania en 1517. Creo que hoy hemos podido reflexionar sobre la importancia que tiene entonces no solo la palabra de Dios, sino la palabra de Dios pueda llegar en obras concretas para que impacte al vecino, para que impacte mi vida y mi vida sea capaz de transformar positivamente el mundo”.

También hubo distinciones a pastores que han entregado parte de su vida a la evangelización de su iglesia en la comuna de Caldera, como el pastor Adolfo Tassara con 43 años de evangelización, la pastora María E. Sánchez con 26 años, Pablo Santibáñez, 23 años en su iglesia y Juan Castillo con 24 años.

Hugo Zamora, presidente del Consejo de Pastores Evangélicos de Caldera, señaló “Es una bendición de estar acá y tener la libertad de expresar lo que sentimos y lo que nosotros somos no se da en todas partes, acá ha sido maravilloso y emocionante ver el video de lo que sucedió plasmado en una película y creo que a Dios le agrada esto y que el gobierno local pueda hacer este tipo de ceremonia para levantar el nombre de Cristo, así como se izó la bandera cristiana y poder decir que Cristo vive y donde nuestro pueblo evangélico ha sido reconocido por el trabajo que hacemos”