Con la presencia de cinco de los 33 mineros de Atacama la Municipalidad de Caldera llevo a cabo una jornada de reflexión para recordar el 22 de agosto como un hito importante del accidente de la Mina San José porque fue ese día cuando el mundo entero supo que los mineros atrapados estaban con vida.

La misa fue presidida por el Cura Presbítero de Caldera Juan Barraza, además se encontraban presentes la alcaldesa de Caldera, Brunilda González, el Capitán de Puerto, Rodrigo Esparza, los mineros Carlos Mamani, Mario Gómez, Franklin Lobos, Omar Reygadas y Jorge Galleguillos, quienes se encontraban junto a su familias, también la madre de Jhonny Barrios y la esposa de Claudio Yáñez, junto a ellos funcionarios municipales y comunidad de Caldera.

Este hito la municipalidad lo ha considerado como el milagro ocurrido aquel 22 de agosto, cuando una de las sondas subía a la superficie con algunos rasgos de pintura y la carta de un minero a su esposa y el famoso papel escrito por José Ojeda y que decía “Estamos bien, en el refugio los 33”, era un importante día en especial para sus familias al saber que los 33 mineros de Atacama estaban con vida y lo catalogaron como el día del milagro.

Uno de los mineros, el deportista de Atacama, Franklin Lobos, señaló “Solamente agradecer a la alcaldesa de Caldera por tratar vigente un drama muy grande que nos tocó vivir y que afecto a nuestra familias y a Chile entero y para que ello nunca más ocurra que los empresarios inviertan en seguridad para su gente trabajadora, además es importante la fuerza porque eso nos hizo fuerte mientras estábamos bajo tierra y el día que encontraron el papel que escribió nuestro compañero José Ojeda fue uno de los grandes días después del nacimiento de mis hijas porque el mundo entero supo que estábamos vivos los 33, un verdadero milagro y esta fecha creo que es la más importante durante este accidente en esta mina”.

Otro de los Minero presente, Carlos Mamani, el minero Boliviano que no había estado en estos hitos organizado por el municipio por razones de fuerza mayor, comentó “Primero agradecer al Señor por brindarnos este día, también a la señora Brunilda, por recordar estos hechos importantes en especial este 22 de agosto, que fue el dia que supieron que estábamos con vida, también agradecer a las personas que estuvieron presentes los 70 días y que entregaron la Fe y Esperanza, es un agradecimiento por habernos rescatado después de ese accidente que nunca debió haber ocurrido”.

Las emociones más extremas y contrapuestas se vivieron desde el 05 al 22 de agosto, con mucha incertidumbre afuera de la mina San José. Desde la impotencia y frustración de los familiares y rescatistas al ver los numerosos intentos fallidos por llegar a los mineros atrapados, hasta la euforia desbocada al conocer el imborrable mensaje que puso fin a la agonía.

Finalmente, la primera autoridad de Caldera, Brunilda González, manifestó “Estamos viviendo, lo que nosotros hemos denominado el mayor acto de Fe del mundo en el siglo 21 como es saber sabido que los 33 mineros de Atacama se encontraban con vida, el esfuerzo y compromiso de las familias de los mineros, el compromiso del gobierno, de toda la ciudadanía y también porque no decirlo del mundo entero, porque todos los ojos del mundo estaban puesto en esta mina porque era la peor de las tragedias mineras. Pero nosotros estamos recordando el momento que cerca de las 13:30 horas de ese día, en el campamento bajaron dos jóvenes e informan a gritos que estaban bien los 33 en la zona del refugio y que estaban vivos y después es el propio presidente de la república, que tuvo el honor de sacar el mensaje con esa frase que quedo grabada no solamente en la mente, en la vista, sino en el corazón de todos, eso es lo que representa el 22 de agosto, el mayor ejemplo de la Fe férrea que tenían cada una de las familias”.